Reconociendo mi Divino Femenino

Honestamente cuando empecé a escribir este artículo no tenía idea de que se iba a tratar, lo único que sí sabía era que les quería platicar algo diferente, y aquí estoy, sentada frente a mi computadora con mi playlist de botiquín musical de fondo (para los que no saben que es, es una playlist que hice para escuchar en esos momentos específicos donde te sientes agobiado y fuera de ti, y son canciones que te encantan, te suben el ánimo y te cambian la frecuencia en la que estas, si aún no la haces, te invito a que hagas una) y un tecito, porque hace frío y acaba de caer un tormentón.

Como ya les había contado en artículos pasados, estoy tomando un curso increíble desde Abril de meditaciones y ejercicios diarios con María de Mi espacio, el programa se llama Tu Espacio, y en verdad me ha ayudado muchísimo a darme cuenta la falta que me hacía reconectar con muchas cosas de mi. Este es el link de su Instagram https://www.instagram.com/miespacio_mx


Este mes, fue específicamente de conectar con nuestro DIVINO FEMENINO, con esa parte que todos tenemos que pocas veces dejamos que salga a la luz, no se trata de un género en específico, se trata de esa sensibilidad que como seres humanos poseemos.


Vivimos en un mundo donde la energía masculina predomina al ser más fuerte y más dominante, en cambio nuestra energía femenina es todo lo contrario, es la que se mueve sutilmente, más suave, más profunda y con la que pocas veces entramos en contacto.


Lo masculino está representado por el SOL y lo femenino por la Luna. Y si no funcionan sincronizados hay un desequilibrio en la naturaleza. Lo mismo pasa con nosotros, los seres humanos, somos seres duales, poseemos ambas energías, así como poseemos hormonas femeninas y masculinas, algo así como el yin y el yang, es por eso que debemos equilibrar ambas energías para estar completos y funcionando al 100.


Pero siempre estamos más conectados con el lado de la fuerza, de la lucha por conseguir lo que queremos, con la energía de la abundancia y el trabajo duro; y dejamos de lado la sensibilidad, la tranquilidad, la creatividad y la creación, ese momento en donde vamos a las profundidades de nuestro ser y realmente nos conectamos a sentir y a saber qué es lo que queremos y cómo vamos a hacer para lograrlo, no desde la fuerza si no desde el amor.


El Divino Femenino es una energía universal que vive dentro de nuestro ser y nuestro corazón, es un estado de conciencia en donde no hay juicios, nace del amor incondicional y no tiene espacio para el ego y la mente humana que a todo le da vueltas, está conectado con las leyes naturales, para crear una vida amorosa.


Es una expresión donde algunas de sus características son:

Aceptar y recibir, confiar y fluir en la vida y conectarnos con los ciclos naturales, actuar desde el amor incondicional y la sabiduría del corazón, vivir en gratitud y cultivar la paz.


Conectarte con tu DIVINO FEMENINO, va más allá de sentirte bonita o como hombre darte chance de llorar de vez en cuando, es reconocerte tal cual eres, sin juzgarte por como luces, o por quien eres, es escucharte, consentirte, es aplaudir tus logros y sobre todo amarte.

Algo que mí me ha costado mucho durante toda mi vida es a reconocerme, siempre me he juzgado mucho porque no me gustan mis piernas, que si se me sale la lonjita o si me salió un grano que se me ve horrible; o aplaudir mis logros, porque siento que siempre puede ser mejor, porque me exijo demasiado y todo tiene que ser perfecto.


Justo por eso este mes me ha costado tanto trabajo, porque para mí todos los días es un reto de auto aceptación y amor.

¿A quién más le ha pasado esto? Seguramente a más personas de las que me imagino, porque hemos sido educados en una energía masculina, competitiva, de lucha y fuerza. Donde creemos que lo sutil es signo de debilidad, cuando no es así. Lo femenino es esa fuerza creadora que nos impulsa a ser mejores personas, que nos permite sentir, apapachar, lograr nuestros sueños visualizándolos primero.

Hoy te invito a que conectes con tu DIVINO FEMENINO, ¿Cómo? Te comparto varios puntos por donde puedes empezar:

Toma una respiración profunda y escribe en un papelito 5 cosas buenas de ti, poniendo de título, cosas que me gustan de mí, cuando termines tacha la palabra gustan y ponle arriba en rojo AMO. Todos los días repite esas 5 cosas en voz alta, siempre diciendo primero Amo de mí

Una vez al día sonríete viéndote al espejo y abrázate muy muy fuerte, agradécete por acompañarte un día más.

Regálate un premio a la semana, puede ser un helado o un chocolate (el postre que más te guste), una deliciosa cena con tu comida favorita, 30 min de tranquilidad, una peli en Netflix, un masajito, lo que tú quieras, lo importante es regalarte algo consiente de que te lo mereces y con todo el amor.

Agradezco el aire que respiro, agradezco la tierra de mis pies, el fuego en mi corazón y el agua que riega mis sueños y mi voluntad.


14 vistas

Subscribe to My Newsletter

© 2020 by Alanna Spa Móvil created with Wix.com